Comprar un sofá cómodo

Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Facebook0Share on Google+0Print this page

Probablemente es uno de los lugares estrella de nuestra casa; habitualmente nos dejamos llevar por su comodidad y en esas noches en las que toca cine lo convertimos en nuestra cama. Igualmente, a su alrededor seguramente hayamos vivido momentos inolvidables que marcan sin duda la historia de nuetsra casa y nuestra vida, tanto en compañía de amigos y familiares como en pareja o en soledad. Es sin duda un lugar para la reflexión y la relajación, donde nuestras piernas descansan tras una dura jornada de trabajo. Efectivamente, estamos hablando de los sofás, del maravilloso sofá que todos tenemos en nuestra salita de estar o salón y del que disfrutamos si no todos los días, muy habitualmente.

Como ocurre con la mayoría de las cosas, este gran compañero de juergas, de noches en vela, este hombro sobre el que llorar, este refugio, no dura toda la vida, y es preciso cambiarlo y comprar un sofá cómodo nuevo. La cuestión es, ¿por qué tipo de sofá decantarnos?

La respuesta no es simple, pues hay muchos tipos de sofás de muy diversos materiales, de diferentes formas y diseños, calidades, etc. Empecemos por lo más sencillo: delimitar nuestro presupuesto. Marcar un presupuesto nos ayudará a delimitar el marco de decisión.

marcar presupuetso para comprar un sofá

Delimitada la cantidad máxima que podemos o queremos gastar en nuestro nuevo sofá, es importantísimo salir y hacer pruebas, viendo cómo es la “sentada” de cada uno de los sofás que nos gustan. Ya sabéis que la sentada es la sensación que tenemos al sentarnos en un sofá, atendiendo a los criterios básicos de comodidad, dureza, profundidad, altura, etc., y gracias a la cual podremos valorar si tal o cual sofá cubre nuetsras expectativas y se adapta a nuestras necesidades.

Hemos de tener en cuenta, además, que cuando vamos a comprar un sofá cómodo, la elección del color es fundamental, siendo muy importante en este sentido el tipo de vida que llevemos y tener en cuenta a todos los habitantes de la casa, perros y gatos incluidos. Si tenemos niños, mascotas, si comemos sentados en el sofá, etc., lo mejor sería renunciar a las tonalidades claras, privilegiando la funcionalidad a la estética, aunque duela. En este caso, lo mejor es elegir un color “sufridito”, como dicen nuestras madres y abuelas, para no renunciar a esa luminosidad que nos aportan las tonalidades claras en ambientes como la sala de estar.

Otra de las cuestiones que todos nos hacemos cuando tenemos que comprar un sofá nuevo es si decantarnos por un dos piezas o un sofá con chaise longue. Desde nuestro punto de vista la elección debería depender del espacio que tengamos en la sala de estar o salón. Si la sala es pequeña, mejor meter un dofá con chaise longue, pero si tenemos un espacio grande, amplio, quizá la mejor opción, atendiendo a la funcionalidad, sería meter varias piezas.

comprar un sofá con chaise longue

Además, hay sofás de respaldo alto y sofás de respaldo bajo. Quienes estén al día en las modas en materia de decoraión de interiores sabrán que los sofás de respaldo bajo están de moda y son mucho más actuales, aunque no es menos cierto que, por norma general, son bastante más incómodos, ya que el soporte para la espalda y la cabeza no es tan amplio y, por lo tanto, pasado un rato comenzaremos a estar incómodos y si tenemos algún problemilla cervical o similares, en media hora estarmos “bajando a todos los santos”, como se suele decir. No osbtante, todo depende de los usos que vayamos a darle al sofá, pues es sabido que en muchas casas, que no en la mayoría, desde luego, hay un espacio para relajarse absolutamente y “tirarse” en el sofá cómodamente, y un espacio para las visitas formales que van a casa a tomar un café en el que este tipo de sofás, de respaldo bajo, encaja perfectamente, dándole ese punto actual y moderno a la estancia y provocando, al mismo tiempo, que las visitas no se alarguen más de lo debido.

Por otra parte, la elección del material también es importante cuando vamos a comprar un sofá cómodo. La piel, por ejemplo, es un material fantástico para los sofás, aunque no a todo el mundo le gusta y, todo hay que decirlo, no todo el mundo se lo puede permitir, pues no es una opción económica, aunque este tipo de sofás son una maravilla de cómodos, para mi gusto.

comprar un dofá de cuero

Sea cual sea el material por el que nos decantemos, lo que no puede faltar en nuestro sofá son los cojines, ya conocéis mi obsesión por la decoración con cojines jiji… pero es que los cojines aportan color y volumen a la estancia y comodidad al sofá, haciendo que nosotros y nuestros invitados estemos en un lugar más bello y confortable.

Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Facebook0Share on Google+0Print this page

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *